Me siguen... (allá ellos)

martes, 21 de junio de 2011

Un mate y un amor... (porque somos argentinos...)


El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca.
Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed.
Es más bien una costumbre, como rascarse.
El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.
Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es "hola" y la segunda: "¿unos mates?".
Esto pasa en todas las casas.
En la de los ricos y en la de los pobres.
Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros.
Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian.
Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara.
Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar.
En verano y en invierno.
Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos, los buenos y los malos.
Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide.
Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes.
Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate.
Se te sale el corazón del cuerpo.
Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos o con un chorrito de limón.
Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates.
La gente pregunta, cuando no hay confianza: "¿Dulce o amargo?".
El otro responde: "Como tomes vos".
Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba.
La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas.
Siempre.
Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas.
Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da.
La yerba no se le niega a nadie.
Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular.
Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.
Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos.
No es casualidad. No es porque sí.
El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma.
El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores...
Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena. 
Es querible la compañía.
Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: "Basta, cambiá la yerba!".
Es el compañerismo hecho momento.
Es la sensibilidad al agua hirviendo.
Es el cariño para preguntar, estúpidamente, "¿está caliente, no?".
Es la modestia de quien ceba el mejor mate.
Es la generosidad de dar hasta el final.
Es la hospitalidad de la invitación.
Es la justicia de uno por uno.
Es la obligación de decir "gracias", al menos una vez al día.
Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir...

(Lalo Mir - Locutor y periodista argentino)


Peronistas y Radicales, partidos antagónicos que, podría decirse, han polarizado la política argentina desde la década del ´40...

37 comentarios:

  1. No lo he tomado nunca.
    Después de leer esto me dan ganas de probarlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. perfecto, precioso, justo , tierno... qué más decir?

    Gracias por juntar estas palabras querida Novia

    Beso grande

    ResponderEliminar
  3. Amo los mates como buena Argentina que soy , en verano están los teres multifrutales y en invierno los mates calientes con poca yerba y mucha azúcar, jeje soy boca dulce...

    besitos! me encanto esta entrada , y es verdad , los mates son un tradición sana porque te ayuda a pensar y a charlar.

    ResponderEliminar
  4. ¿A qué sabe?
    ¿A caramelos de amor?
    ¿A chocolates de amistad?
    Me gustaría que me lo dijeses.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  5. Novia, en estos momentos compratiría contigo un mate. Nunca lo probé, ¿a qué sabe?
    Me ha gustado cómo has desarrollado esta entrada.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  6. No he probado mate, pero tengo unas ganas tremendas de hacerlo. Qué hermoso describes la costumbre de tomar un mate. Novia, muchas gracias por estar ahí, en algún meandro de esta inmensa Red, cebando mate y palabras que llegan hasta el alma.

    ResponderEliminar
  7. Cómo me gustaría tomar un mate contigo, Novia. No sé cómo está, nunca lo he probado pero debe ser algo delicioso.

    ResponderEliminar
  8. Es bueníiiisimo este texto. Tan bueno, que no me quedó otra que ir a preparme mates!!

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Esto del mate es algo que llamó profundamente mi atención cuando fui a Argentina. Es como una costumbre saqué por esto. Me dieron a probar y no me gustó para nada xD Pero cuando te crías de chiquitito con esto al final le agarras el gusto, no te queda de otra.

    Me has aclarado una gran duda. Gracias.

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  10. Nunca tomé un mate, pero debe ser tan agradable como perderse por tu casa.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Me agarraste ...TOMANDO MATE ! siii mi teclado siempre lleno de Yerba ! soy adicta , a cualquier hora en cualquier lugar , pero.... no con cualquiera ! Muy bueno
    Saludingui
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  12. No he tomado mate, pero me encanto el texto.
    Si quieres compartimos un café?
    O tu mate y yo café que para charlar tambien viene bien.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  13. Ta´bien, te lo concedo todo, porque esto es un homenaje ¡con ganas! a ese placer nacional, al compañero inseparable, a ese Mate que nos acompaña desde siempre hasta que pasamos para el otro lado.

    Ahora bien...¿Un mate? ¿uno solo? ¿Un Amor? ¿uno solo? Venga La Novia, no sea amarreta, no me deje "renga", cebe otro verde y reconozca que un solo amor es muy poquitooooo!!!! Besossssss!

    ResponderEliminar
  14. Justo ayer encontré a dos mujeres argentinas, una llevaba un termo y se iban sirviendo mate con la misma tranquilidad que pudieran hacerlo en la sala de casa. Teniendo en cuenta la cantidad de gente que trajina por mi calle, aquel gesto tan despreocupadamente natural ofrecía tal contraste que hacía sentir envidia. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Si se hace el encuentro deberíamos tomar mate, ¿no?. Un beso

    ResponderEliminar
  16. bella radiografía del mate y sus proyecciones socio-culturales, recuerdo mis noches de estudiante a pan y mate, esas noches de tertulias y guitarras a puro mate con caña Mariposa, el mate es el alma de Argentina, saludos

    ResponderEliminar
  17. El mate es parte de nuestra vida, y lo plasmaste muy bien. Eso que nos identifica y que nos hace tan cálidos a veces, tan jodidos otras. Lindo post. Saludo.

    ResponderEliminar
  18. Lo he tomado...mmmm...delicioso!!!
    Muy buena entrada!!!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Para los que preguntan a qué sabe ?
    Sabe a amistad y a compañía... tan simple como eso... :)

    Mis amigas españolas comenzaron a tomar mate por mí, incluso a una le envié un filtro para la bombilla para que no le pasara el polvillo... :)

    Toro... ya mismo vas y te comprás un mate, una bombilla y un paquete de yerba... y en la próxima entrada comentamos mateando... jajaja

    Siempre digo que quien no toma mate en Argentina no es totalmente argentino...! ;)

    ResponderEliminar
  20. Què bueno NOVIA! Excelente el texto! Leía los comentarios y pensè que tomar mate ni siquiera tiene que ver con que sea delicioso o no. Trasciende no como "bebida" Está bellamente descripto en el post. Tiene que ver con las cosas de todos los días. En soledad o compartido.
    EXCELENTE! Venga un amargo, entonces! Besos brujos, amiga!

    ResponderEliminar
  21. YO TAMPOCO SÉ QUE ES.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  22. Querida Novia: Lo siento tan natural como si hubiese nacido en Argentina, son muchos años aquí. Es una descripción perfecta de un rito de amistad y compañerismo, entre los seres y entre una persona y el mate.
    A mí me gusta colocarle azúcar sólo al principio y suelo tomarlo solo, ya que mi chica (que es argie) no le gusta demasiado... ella toma té earl grey, ¿viste?
    Te dejo un beso enorme.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  23. Pero qué ganas me diste de prepararme uno.
    Ahí voy ;-) y lo comparto con vos vale??
    A mí me gusta amargo, bien amargo o con limón. Y a ti??
    Besos, la Novia.

    ResponderEliminar
  24. El mate sabe a amistad, a compañía, a reflexión y a concentración...
    Me gusta amargo, caliente y de ser posible en recipiente de calabaza...
    Tomo sola y acompañada, tomo cuando leo y cuando escribo, tomo cuando pinto y cuando cocino...

    Y llámenlo prejuicio, pero no me cae bien la gente que me dice "no, mate yo no tomo..." cuando le ofrezco...

    Besos

    ResponderEliminar
  25. No me gusta el mate. No tomo, así que asumo que me estoy perdiendo de mucho. Carezco de un montón de valores que me tranforman en la persona horrible que soy.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Tendré que probarlo, aunque tendrá que ser en presencia de algún argentino para que esté bien hecho. ;)

    ResponderEliminar
  27. y con cedrón queda muyyyy bueno!!...Y a toro y adolfo..habrá que enviarles!!!
    muy bueno Noviaaaaaaaaaa
    besotes!!!

    ResponderEliminar
  28. Levanto mi mate desde uruguay! el amargo de todos los días :)

    ResponderEliminar
  29. La vida sin mate no sería la misma, sin dudas.
    Los que no toman no saben lo que se pierden!
    Salu2

    ResponderEliminar
  30. lo que describes es lo mismo que en Colombia ocasiona el café.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. ¡Bueno, bueno!, tengo que reconocer que aunque a mi me gusta más el café, este "manifiesto" al mate me ha parecido una maravilla, creo que no te has dejado nada en el tintero.
    Ten por seguro que si alguna vez me paso por tu casa "física" con agrado compartiré tu mate.

    Besos
    Mercedes

    ResponderEliminar
  32. Querida amiga, maravilosa entrada.
    y como tu dices el mate invita a comunicarse, soy argentina y tomo mate sola y en compañia de mis hijas y mis nietos, a ellos le preparo otro porque les gusta con mucha azucar a mi semiamargo.
    encantada estaria de poder compartir unos matecitos contigo.
    besitos para ti querida novia y nos encontramos en septiembre, que Dios te bendiga y pases un hermos fin de semana.

    ResponderEliminar
  33. casualmente ayer estuve hasta las 3:30 de la madrugada tomando mates con amigos.
    Charlando de cine, de literatura
    Y el mate un amigo mas.

    ResponderEliminar
  34. Novia,
    menos mal que yo tomo mate, sino te caería muy mal, verdad?
    me gusta esto que estás exponiendo,
    un abrazo
    Jonatan

    ResponderEliminar
  35. A mi me gusta en invierno, dulce y calentito
    Me ha encantado y aunque hoy hay 40 grados me tomo uno contigo amiga
    Un beso

    ResponderEliminar
  36. Se me hace inexplicable la gente que lo toma dulce.

    ResponderEliminar

BIENVENIDO/A!!!!!!!!!
Me encantaría que me digas que te pareció...
Gracias