Me siguen... (allá ellos)

miércoles, 31 de agosto de 2011

Giros...



Aleteo en torno a ti...
Mientras rimas y exhalas,
tocas y contemplas,
abrazas la noche,
con las arterias cargadas
de mujeres y huellas...
Sus piernas, sus bocas,
música y canciones,
cuerdas que ensayan
la bella melodía habitual...

Y te entregas al alba
buscando con ansias
la vida que pasa
mostrando las tetas,
procurando alegrías, raíces,
equilibrios y un calor que trepa...
Se alejan recuerdos
de ríos que arredran,
corrientes que arrebatan y llevan,
robándole a las venas su curso natural...

Y en una esquina cualquiera
cosechando insondables odas
alzas tu copa de vino,
cantas y trovas
cerrando heridas,
temblando la sangre,
labios, sexos y esquirlas beodas...
Sonríes llorando con la frente en alto,
y el alma estremecida
por un único temblor
de furia universal...


martes, 23 de agosto de 2011

Confieso que he matado...



He muerto mil veces,
mil veces he muerto...

Caminando por el filo...
Jugando a la equilibrista...
Desafiando el vacío...
Arriesgando el cuello en cada paso...

He muerto mil veces,
mil veces he muerto...

Con cada lágrima...
Con cada tristeza...
Con cada renuncia...

También...

He matado mil veces,
mil veces he matado...

Amores y desamores...
Recuerdos y talentos...

He matado el hambre
buscando la perfecta...

He matado al hombre
buscando la paz...

He matado el sol,
la luz y la sombra...

Transitando noctámbula,
indagando lo oscuro,
lo desconocido...

Y cada una de las veces
que he matado,
he muerto...

Y voy...
Impune...
Sin castigo...
Desnuda...
Despojada...
Mutando con cada muerte...

Explorando el enigma
de la resurrección...


Esta es una entrada que fué publicada en una oportunidad anterior en mi otro blog "Seminare, otra vez?" y también fué el puntal inicial para que naciera "Noctámbula y Despojada... en Buenos Aires...", de allí también surgió el nombre de este blog...

Estas escuchando "Killer Joe" interpretado por el prestgioso saxofonista  norteamericano Benny Golson...

lunes, 15 de agosto de 2011

Pulso...



Buenos Aires tiene un corazón...
Un corazón que ruge, buscando redención...

Que intenta el equilibrio...
Que se arrepiente...
Que se aferra a un glorioso pasado...
Esquivo...
Irreal...
Mi ciudad tiene un corazón...
Que pulsa desacompasado 
por los lúgubres pasos de los Arrastralmas...
Tiene un corazón antiguo...
Y algo cansado...
Lo recubre una vieja pátina de bronce oscuro...
Sus calles laten, bajito...
Con una timidez de encaje antiguo y candelabros apagados...
Buenos Aires late...
Con un desacompasado pulsar callejero...
Que ya nadie escucha...

viernes, 5 de agosto de 2011

Oximorons...


Observaba el fondo del mar
mientras caminaba por su superficie,
intensamente iluminada
por la escasa luz de la luna...
Rodeada por la finita inmensidad del cielo
intenta una estática danza
de enrevesada sencillez...
Y con cerril elegancia
se confunde en las aristas
de las redondeces,
eleva a un limitado cosmos
ese callado grito
de penosa dicha,
Y se sumerge plácida
en el vergel del averno...


(En retórica, el oxímoron (del griego ὀξύμωρον, oxymoron), dentro de las figuras literarias, es una de las figuras lógicas. Se la conoce también con la expresión latina contradictio in terminis.
Consiste en armonizar dos conceptos opuestos en una sola expresión, formando así un tercer concepto. Dado que el sentido literal de un oxímoron es ‘absurdo’, se fuerza al lector a buscar un sentido metafórico.)

Imagen - Max Sauco