Me siguen... (allá ellos)

viernes, 30 de agosto de 2013

Vaguedades Menopáusicas... Caminito dormido...


Caminito aún no se despabila...
La mañana fresca, casi fría me envuelve 
y la bruma del río 
es como una ensoñación.




La Perla bosteza aromas 
de café y medialunas.
Y el Tango, que se despereza,
 afina un quejido de bandoneón...





lunes, 12 de agosto de 2013


Sonaba "Invierno" de Vivaldi cuando sentí el temblor...
El culebrazo taimado me sacó de pistas...
La perspicacia, siempre ágil, huyó de mis cabales y se obstinó en desafiar los límites.
Importan poco las apariencias, un volcán en mí escupió tormentas bravas y demonios negros.
Demonios desfigurados en ángeles, camuflados, sorbían de los pozos obscuros y abismales del alma.
Me quemaba la cabeza el motor que rugía dando alaridos.
Y me comí la noche a mordiscos de angustia sin poder amansar la brutal jaqueca del espíritu.
El cruel misil de la impotencia explota escupiendo furia y dolor.
De nada sirve anestesiar el vacío con bellezas mentirosas y efímeras.
¿Porqué no llenar de soles los agujeros de los corazones rotos?
¿Porqué no?


lunes, 5 de agosto de 2013

Salir del closet???


Noooo, apenas se trató de salir de detrás de la pantalla del monitor y sentirnos humanos, que se acercan, conversan, ríen y se conocen un poco más allá de lo que las letras revelan...

Empezó con una invitación por Facebook...
Nosotros dos mandó un mensaje a algunos de nosotros invitando a comer una pizza en su casa, Malena iba a viajar a Buenos Aires y parecía una muy buena excusa para juntarnos y conocernos.
No nos poníamos de acuerdo, si el viernes o el sábado... El viernes no puede Fulano y Mengano y el sábado no puede Zutano y... a algunos nos daba lo mismo... se armaron listas de posibles asistentes y fuimos organizando.
El sábado, finalmente, nos encontramos... Y Malena lamentablemente no pudo venir.
Llegué tarde, ya había avisado, porque los sábados, inamovible, tengo mis clases de tango.
Anfitriones muy, pero muy cálidos me recibieron, las presentaciones del caso comenzaron con Ato, altísimo, rubísimo y discutidor hasta la exasperación, ya se habían agarrado antes que yo llegara...
Una bellísima Magah, dinámica y observadora, recolectora de pequeños momento y grandes frases que surgían aquí y allá...  
El joven Diego, quien asegura haber sido viejo desde muy pequeño, aportó frescura y energía, también una muy buena cuota de sabiduría Siglo XXI...
Con Humberto Dib, indiscutido blogstar, nos unió un gran abrazo, producto de las largas ganas de conocernos desde hace, al menos, un par de años...
Pizzas, vinos, dulces, café... 
Algunos se retiraron un poco mas temprano...
Los otros seguimos, seguimos y seguimos cuando alguien, no recuerdo muy bien quien, preguntó la hora...
Amanecimos charlando, eran las siete menos cuarto de la mañana cuando finalmente nos fuimos.
Todavía me dura la sonrisa de alegría por haber sido parte de semejante encuentro.
Soy afortunada, muy afortunada...