Me siguen... (allá ellos)

martes, 27 de enero de 2015

Mudanza...


Hace ya varios años que vengo manteniendo activo este blog, últimamente lo tengo bastante abandonado debido a actividades personales y a que las inquietudes con respecto a la escritura han cambiado...
No he dejado de escribir, solamente le he dado una dirección diferente a lo que escribo y por esa misma razón es que decidí abrir otro blog que refleja mejor los sentimientos y las inquietudes que estoy viviendo...
Los invito a conocer mi nuevo blog

VAGUEDADES MENOPÁUSICAS...

Tiene mas de mí en este momento.
Los espero con mate y galletas...
Mil besos y millón de gracias por haber acompañado la vida de este blog.
Ivo

martes, 6 de enero de 2015

BALANCE...


Siempre me han resultado complicados los cierres, por alguna razón que no siempre logro vislumbrar me quedo colgada de cosas del pasado, hechos, dolores, incluso alegrías, risas y maravillosos momentos.

Sin embargo ha llegado la hora de dar cierre a otro año que ha pasado por mi vida.

Podría ponerme a filosofar sobre la existencia del tiempo e irme por las ramas irremediablemente para no volver (los que me conocen lo saben) pero voy a evitar el cuelgue y a regresar a mi cierre para que me quede bonito.

2014 ha resultado un año con grandes avances, sin grandes complicaciones y en el que me ha puesto mas grande (de edad y tamaño...).

He descubierto nuevos amigos, de esos que hubiera deseado conocer antes, pero sé que llegaron en este momento por alguna razón.

Nuevas actividades han ocupado y llenado momento y han despertado bellas pasiones.

Mis hijos han crecido, en todos los sentidos.

Mi Amor con el Hombre elegido ha madurado y encontrado profundidades impensadas.

Aprendí a bailar nuevos ritmos.

Descubrí nuevos sabores.

Elegí nuevos colores.

Entre lo negativo, he hecho algunas travesuras poco saludables, como volver a fumar, subir un poco de peso y abandonar la actividad física, todo está en proceso de ser solucionado... (espero...)

2015 tiene una perspectiva luminosa y diferente.

Y hacia allí voy!!!!!

IVO

(De paso, cañazo... Como ando transitando una nueva etapa de mi vida los invito a conocer un nuevo blog que almacena impresiones de esta cincuentona rebelde... "Vaguedades Menopáusicas..." )

lunes, 13 de octubre de 2014

Soñaba...


Soñaba
con un paraíso de vientos suaves,
lluvias frescas y flores encendidas.
Con un grito de mariposas libres
de mil colores.
Buscaba
una risa de carcajadas auténticas
con lágrimas e hipos francos, 
besos honestos
y amor sin barricadas.
Anhelaba
caricias sin tiempos, 
roces eróticos
y orgasmos suculentos.
Dormía ansiando sus sueños,
pero el despertar la pilló
llorando el sueño que no fue...


martes, 12 de agosto de 2014

Verde otra vez...


Temblaba...
Le temblaban las manos, un nudo feroz en la boca del estómago no la dejaba respirar.
Espiaba...
Ignoró la advertencia y entró, otra vez se encontró con la oscuridad, oscuridad total.
Lloraba...
La trágica lágrima acompañaba el contradictorio sentimiento.

Sobrevoló bajito, buscando un atisbo de esperanza, y el canto que llegaba del árbol vecino no alcanzó para consolarla.

El tiempo le dolía, la ausencia le duraba, la tragedia la invadía...
Se inclinó y dejó de galopar para no perder más el sueño.
Todo pudo ser verdad, o pudo ser mentira.
Ella no quería morir.

Trató de recuperar su agitada respiración.
Sin palabras, sin pensamientos, sin sombras, decidió...

Decidió vivir...
El violento golpeteo dentro de su pecho se detuvo.
Y en los años que vinieron, un verde parecido al hada de sus sueños,
La invadió toda otra vez.


domingo, 20 de abril de 2014

Ya entendió...




Parecía que así era el Amor, no lo sabía muy bien.
Fueron pocas las oportunidades en que sintió algo parecido,
nunca igual...
Perderse en esa mirada intensa, desvanecerse en esas caricias únicas,
y por primera vez en su vida celebrar la diferencia, profundizar sin temor a lo desconocido.
Quiso dejar un mensaje en esa piel, uno singular y exclusivo.
Y no pudo...
Entonces empezó a entender, a intuir, a descifrar.
Y abrió los ojos...
Vio




domingo, 23 de marzo de 2014

Empacho...

Doña Concepción era la curandera de mi barrio y vivía en una casita pegada a la nuestra. 
Curaba el empacho, el mal de ojo y hasta algunos males de amores. 
Mi madre y mi abuela estaban empecinadas en llevarnos a su casa cada vez que creían que algo nos había caído mal. Llegábamos a la puerta de su casa, humilde, porque ella no cobraba por sus servicios, y golpeaban fuerte las manos, como aplaudiendo el éxito de sus métodos con anticipación, la señora salía, sonriente, y nos hacía pasar al pequeño comedor, desplegaba su misteriosa cinta y comenzaba a alternar rezos y medidas, de la punta de sus dedos hasta el codo, una señal de la cruz, dos, tres veces, y le hacía un pequeño nudo.
Lo que ocurría a continuación era una mezcla de estafa y magia que yo no lograba entender muy bien pero que me producía una sensación de furia y decepción...
Siempre, siempre, invariablemente, la cinta se acortaba. Que extraño fenómeno hacía que se encogiera, todavía hoy, no lo logro descifrar, me pedía que sostuviera el nudo en algún punto debajo del esternón y comenzaba a medir nuevamente la cinta, esta vez a sus medidas y rezos, se agregaban algún que otro eructo... Asqueroso... Codo, dedos, codo, dedos, codo... Por alguna misteriosa razón, la tercera medida siempre caía cerca de mi mentón, o peor aun, cerca de mi frente... Nunca, nunca, jamás medía exactamente como se esperaba, tres antebrazos completos...
Su maléfica estafa me condenaba a tres días completos de zapallo y pollo hervido.
Durante años busqué la forma mas creíble de disimular los síntomas, quería librarme de una vez por todas de la curandera y su cinta timadora, pero nunca lo logré... Bastaba que alguna comilona o glotonería de golosinas se cruzara en mi camino para que los ojos expertos de mi madre o de la abuela  encontraran las evidencias que me empeñaba, inútilmente, en esconder...
Cuando, un año de esos, mi familia decidió pasar un verano completo en la inmensa casa de la Tía Carmen, en San Antonio de Padua, creímos, con mis hermanos, que nos habíamos librado por varios meses de la bruja y el zapallo hervido... Error!!!
Apenas aparecieron las primeras señales de tragonería, la Tía Carmen, siempre atenta anfitriona, aseguró con voz potente, conocer a Doña Isaura, una curandera de su barrio que lograba maravillas curando el empacho... 
Pero...
Doña Isaura... tiraba del cuerito...


jueves, 12 de diciembre de 2013

Vaguedades Menopáusicas... Fin de año...



La vida es lo que es... Solo esto.
Y somos los que somos, ni mejores ni peores.
La existencia es prueba y error... Nos equivocamos, empezamos nuevamente. Caemos y nos levantamos. Lloramos y volvemos a reír... Lamentamos pérdidas y fracasos, disfrutamos triunfos y victorias, pero hasta ahí, no más...
El príncipe azul se ha vuelto gris, está anciano y desdentado, recluido en algún rincón del cosmos, solo y psicótico.
El mundo agoniza... 
El humano saquea... 
El animal se extingue...
Nos estamos quedando sin aire, sin agua, sin sangre...
Explotan bombas de injusticia escupiendo idiotas para los cuatro costados.
Idiotas terroristas de cabotaje a los que les importa más un abrigo que el oxígeno del planeta, pequeños seres con calzado plástico fabricado por niños de ocho años en algún lejano país oriental. Pero su ideal pequeñito les permite ignorarlo sin culpa.
Y seguimos encomendados a mágicos seres celestiales mientras caen y mueren los últimos bastiones del siglo 20.
Y no hay reemplazos...
La excusa sigue siendo barata y mezquina. 
La naturaleza ejerce brutal venganza, no hay remedio, ni salida.
Llevamos caminados trece años de un nuevo siglo de gobernantes gangters, fracasos políticos, hambrunas sabiamente negadas y encubiertas, ignorancias varias y despreciable indiferencia... 
Se ha roto el ciclo vital. 
Compraremos marihuana en el kiosco? Haremos abortos en los hospitales? Sabremos leer y escribir en unos años? 
Desapareció Caperucita y los Hermanos Golosos son rehenes de la tercera edad...

Se acuerdan de mi?

Esa, otrora, delgada morena con un verso en una mano y una esperanza en la otra?
Espero que se acuerden, porque aquella ya no está...



(Que espero sea bueno...)